20 mar. 2013

Nota a Mati desde Barcelona, ex vocalista de los NO FUN! Club. Hoy dedicado al dibujo, mago del plumin.
Cómo y cuando se forma No Fun Club?
La banda se formó a mediados de los 90 en Bs. As. Con mi hermano y un grupo de amigos de escuela nos juntamos para tocar y saciar aquella urgencia  expresiva. Primero nos llamamos  Los descuartizadores de Annabelle” (como la banda que aparecía en un comic de la revista Fierro). Luego de un cambio de integrantes, cambiamos  el nombre por el de NO FUN! CLUB
.Quienes integraban la banda?
Tuve la suerte de cantar al lado de personas con un profundo respeto y conocimiento del verdadero significado de tocar. A la hora de componer era interesante, ya que entre algunos de nosotros  había una diferencia de diez años de edad, esto traía distintas influencias sonoras y un plus de experiencia. En la bata estaba Juan (Burning Fingers), en la guitarra Iván (Los Asesinos de la Abuela, Menos que cero, Iguana Lovers) y en el bajo Tiro Loko (Los Asesinos…, Seremos Destruidos, Los Disckolos). Más tarde se sumaría Gonza Lago (Burning Fingers) en segunda guitarra.

No Fun era una banda de finales de los 90 y principio del nuevo milenio, como veían el circuito musical de aquel entonces?
Fue una época de muchas propuestas. Sonaban bandas que ponían todo, más allá de que si te cavia o no el estilo. Estaban los N.D.I. una de las bandas hardcore más grosas que escuché, los Fun People un grupo de gente super creativa, Los Brujos con una puesta en escena y una personalidad irrepetible, los Massacre y su skate-rock- de psicoanalista, A.N.I.M.A.L., Todos Tus Muertos, Peligrosos Gorriones y muchísimas más. Una época maravillosa. Y claro, estábamos las bandas que habíamos sido influenciados por todas aquellas, que nos mostraron que se podía llegar y que habían llegado. Y nosotros también queríamos llegar. Sabíamos que había que laburar mucho, que teníamos que superarnos y aprender; pero era eso, era intentarlo. Sin ánimo de compararte con esos grupos, que en un punto son unas bestias. Era intentarlo. Vivir tu momento y formar parte de la escena.
Que mensaje trato de dejar No Fun Club?
En lo personal, la música es un refugio, un amigo, un camino. Un medio para comunicar, un instrumento al servicio de la catarsis. Las letras las escribía yo (no sé porque, pero se dio así; calculo porque nadie se quejaba, jajaja) y me considero una persona introspectiva. En ese momento, no había intención consciente de dejar un mensaje, todo era espontáneo. Los temas y las letras salían sobre la marcha. Pero mirando en el tiempo, el mensaje podría ser este: “Estoy acá y me pasa lo mismo que a vos”.

Cual fue la causa de la desaparición de los No Fun?
Creo que la causa es la misma que sufrieron muchas buenas bandas en Buenos Aires: el desgaste. El desgaste de meter un montón de trabajo y no llegar ni siquiera a mostrar lo que uno hace. El desgaste de no tener donde tocar porque los dueños ofrecían sus lugares de mierda, con su sonido de mierda, a una cifra abusiva que nos negábamos a pagar. Eso, sumado a las responsabilidades personales, egos, a la falsa camaradería de algunas bandas que, cuando empezaron, te llamaban para completar las entradas que le faltaban para poder tocar ellos y que, al crecer, se olvidan totalmente de vos. Bandas que hoy en día están sonando (porque también hay que decirlo, en el rock hay de todo y esto no me lo contaron, lo viví). Más idas y venidas…y allá por el 2004 se cerró el club.
Que te dejo No Fun?
Un montón de buenos recuerdos y buena gente de esa época con la que hoy sigo en contacto. En No Fun! hice escuela. Fue un período profundamente formativo. De gritar, pasé a buscar melodías, comencé a escribir mis primeras letras, a diseñar flyers y las portadas de nuestros cds, que luego imprimiría en serigrafía en mi habitación. Para mí fue el primer paso por una banda de rock. Aprendí mucho y, sobre todo,  disfrute de los momentos creativos. Era abrir la puerta y salir a jugar.

Tienen algún material grabado?
Tenemos material, sí. Lo primero que grabamos (como Los Descuartizadores de Annabelle) fue una versión de “We´re only gonna die”, con el que participamos  en el tributo argentino a Bad Religion “Devotos de una mala religión”, proyecto que llevó adelante Shaila… una de esas bandas que crecieron. Estuvo bien, había buenas bandas como Cadena Perpetua, Restos Fosiles, Asphyx, muy recomendable. También existen dos producciones independientes ya como NO FUN! CLUB, que fueron hechas con mucho esfuerzo. La primera la grabamos en diciembre del 2000 en 72 records, sitio donde los Satan Dealers grabaron su primer disco. Adrian Outeda (NDI, Satan Dealers) colaboró con coros en un par de temas. Otro dato anecdótico es que, para ese entonces, el Gato de Fun People paraba en la sala de 72 y nos bancó la bata para grabar la producción…la bata con la que se grabó Kum Kum. La segunda la grabamos en Quadraphonia, es del 2002 y se llamó “Normal”. Esa vez colaboraron en coros y unas estrofas Mane y Lechu (Restos Fosiles). Todo sonaba mucho más ajustado y pulido. Refleja bastante bien el espíritu de la banda y en que punto nos encontrábamos como tal.
Nómbrame 5 bandas nacionales y 5 internacionales que te represente
Son muchas las bandas que escucho, pero creo que lo mejor es nombrar las bandas que escuchaba entonces y que aun hoy sigo escuchando.
Nacionales: Los Violadores - Sumo - Massacre (hasta Aerial) - Fun People y Todos Tus Muertos.  
Internacionales: Bad Brains - Joy Division - Bad Religion - The Clash y los Dead Kennedys                                  

Algo más para agregar?
La música es un mundo al que todos podemos pertenecer, un sitio donde construir. HAZLO TU MISMO.
A finales del 2012 Matias junto a Juan Pablo, Leopoldo y Tiro de Los Disckolos entraron a grabar dos covers, "Espera y veras" de Los Violadores y "Police on my back" de los Clash con el nombre de Los Extranjeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario